10 consejos para elegir el colegio adecuado para tu hijo.

Si en algo he aplicado mi tendencia a sobre analizarlo todo y buscarle la quinta pata al gato es en la búqueda de opciones para mis hijos. Buscar el colegio adecuado obviamente no se iba a escapar a mi lupa imaginaria gigante.

Cuando me tocó, igual que todas, no tenía ni idea de cómo era que íbamos a tomar esa decisión.  De qué nos íbamos a guiar para no meter la pata hasta el cuello, qué era y qué no era crucial, ¿Acaso ese sitio perfecto para nuestro hijo existe o es sólo otra idealización que nos va a amargar el proceso?

Anduve la ciudad entera, fui a centros reconocidos, otros que nada más lo conocía la mamá del director, fui a los grandes, a los pequeños, fui a los bilingues y a los tradicionales, religiosos y no religiosos, en fin, fui a todos los que pude.

Me entrevisté, hice citas, fui a charlas, a open house, llené como 10 solicitudes y puse en lista de espera a mi niño como en 5 colegios diferentes.  Claro está, que hasta lágrimas hubo cuando me cayó el golpe de que mi niño ya era grande.

Ese proceso lo pasamos ya hace casi 3 años y, luego de toda esta odisea, tuvimos que decidirnos por un colegio y punto.  Al final ese era el objetivo.

Ahora, les aseguro que no nos fuimos en blanco pues, después de tanto ver, evaluar y demás apredimos muchísimo.

Y como siempre las mamás me preguntan que cómo fue que al final nos decidimos cuál iba a ser el colegio adecuado, les cuento las 10 cosas que quedaron clarísimas para mí después de este proceso, evaluándolo además a la luz de las expectativas versus los resultados un tiempo después.

  1. Empieza con tiempo

No esperes a la última fecha en su último año de preescolar.  Te podría sorprender que irías directo a una lista de espera y hasta el último minuto no tener la seguridad de que tu hijo podrá entrar al colegio que quieres.

Mi recomendación es que empiezes a evaluar cerca del final del penúltimo año de preescolar (Kinder) o desde que inicie el último (Preprimario).

Si tienes algunas opciones en tu mente, investiga cuándo son las fechas de entrevistas o prematrícula y ponte en lista.

2. Valida lo más esencial

Con ésto tienes que ser bien clara.  Los parámetros básicos a considerar son:

  • Precio: ¿Qué rango está dentro de nuestro presupuesto? –  Si no lo puedes pagar, no es una opción.
  • Ubicación: ¿Puedo ir a llevarlo y recogerlo diario? – Si no te queda en ruta razonable no hay forma.

3. Define lo que es importante para tí

Como padres tenemos ciertos criterios para nuestra crianza y lo que vivan y aprendan en el colegio debe entrar en esta línea de criterio.

Para algunos es más importante el logro académico, para otros la parte social, para otros la formación religiosa, para otros lo será los extra curriculares, para otros el ambiente y la metodología de aprendizaje.

Define qué cosas consideras importantes y dales un orden de mayor a menor para que tengas una referencia del parámetro de selección que usarás.

4. Investiga referencias

Con el punto 2 y 3 claros ya puedes tener un grupo más depurado de colegios que apliquen a tus criterios y entonces será más fácil buscar referencias con amigos, conocidos y demás en menos cantidad de opciones.

Puedes entrar a la página o a las redes sociales de los colegios en cuestión y usarlo como referencia también mirando lo que la gente comenta o lo que publican.

Para mí no fue una decisión de “tradición” o social.  Antes que nada quité de mi mente las ideas preconcebidas y lo que tal o cual colegio “era antes” y traté objetivamente de ver lo que es ahora.

5. Elige los tops colegios

Ya con el punto 2, 3 y 4 podrás definir cuáles serían tus top 5, top 3 o top 2.  Ese número dependerá de las opciones en tu ciudad.

Con estos tops ya tienes una preselección muy cercana a lo que buscas, no perfecta, pero ya casi definitiva.

6. Programa citas

Ya es el momento de hacer contacto directo.  Conocer la planta física en detalle, al director o directora, tener una entrevista, en fin.

Hay colegios que hacen open house y le presentan a un grupo de padres todo lo relacionado al plantel, su metodología, su misión, visión y objetivos, sus credenciales y demás.

Hay otros que te podrán dar una cita o un tour privado (ésto lo logras si lo haces con tiempo) o hasta una entrevista con el coordinador académico o de sicología.

Tienes que saber que muchas instituciones tienen fechas preestablecidas para ésto y debes llamar e informarte para que no se te pase la oportunidad.

7. Para evaluar en las citas

Independientemente de tu criterio personal de selelcción hay cosas básicas que te van a ayudar en el proceso de decisión si las tomas en cuenta a la hora de elegir el colegio.

  • Condiciones de las instalaciones físicas: cursos ventilados, baños adecuados y suficientes, patio en buenas condiciones, etc.
  • Seguridad: método para recoger los niños, perímetro del colegio, accesos, áreas de posible peligro o con exposición a tóxicos, circulación de vehículos en el plantel, etc.
  • Higiene: baños limpios, cafetería limpia con adecuada higiene en la preparación de los alimentos, agua filtrada, enfermería en buenas condiciones, etc.
  • Comunicación: cómo es la comunicación interna (entre estudiantes, profesores y directores) y la comunicación externa (hacia los padres).
  • Organización: si tienen asociación de padres funcional, cómo están divididos internamente las secciones, si los recreos son conjuntos o separados por niveles, hasta qué grado los niños llevan loncheras o ya compran en la cafetería, ect.
  • Metodología: cómo es el programa de estudio y de apoyo al estudiante.  Qué opciones extracurriculares tienen, cuáles son sus objetivos con los estudiantes, cómo manejan los asuntos de disciplina o qué guía siguen para solucionarlos.

Estos son parámetros básicos, cada una va sacando los que sean más relevantes, pero los pongo como referencia o punto de partida.  En mi caso tenía como 5 más, pero ya era algo más personal.

8. Averigua bien las fechas límites

En medio de este proceso tienes que estar pendiente de las fechas límites para aplicar, para prematrícula, para inscripción, etc.

Muchos colegios dan exámenes de nivel y también debes tener eso pendiente.  Otros tienen fechas de evaluación personal con el niño, y también debes programarte con eso en los colegios que quedaron en tus tops.

Toma en cuenta también que la mayoría piden evaluaciones médicas (de la vista y oído), certificado médico general que expide su pediatra, tarjeta de vacunas actualizada, fotos 2 x 2, acta de nacimiento (original o copia) y carta del preescolar anterior,.  Todo ésto debes gestionarlo y tenerlo listo antes de las fechas límites de entrega.

9. Ningún colegio será perfecto

Y aquí es que verás la importancia de ponerle valor de prioridad a los criterios que elijas.  Vas a tener que negociar, sopesar, dejar pasar alguna y aferrarte al que vaya más cerca de lo que para tí es prioritario.

Ningún colegio va a ser excatamente lo que está en tu mente en cada momento.  No obstante, tu trabajo es que sea lo más cercano a una institución que te apoye en la crianza que quieres dar a tus hijos.

No querrás que los criterios del colego contradiga lo que enseñes en casa.  Eso es como meterte tú misma en una calle sin salida.

Busca que los principios, los valores y la metodología vaya alineado a lo que tratas de lograr que aprendan en casa sin la falsa expectativa de que debe ser perfecto para validar tu esfuerzo.

10. No es una decisión definitiva

Si algo te puedo dejar como la gran lección para mí en estos años es darme cuenta de que definitivo sólo es la muerte.

A veces nos presionamos porque queremos tomar la gran decisión irrevocable porque será “por 12 años”, que es lo que dura la preparación escolar, pero la verdad es que no es así.

Vas a tratar de elegir lo mejor que puedas pero puede que tu niño no se adapte, puede que las políticas y hasta la directiva del colegio cambie y en 2 ó 3 años sea otra cosa, puede que te mudes, puede que tu nivel económico varía (para mejor o peor) y tengas la opción o la necesidad de cambiar.

Decenas de cosas pueden cambiar y nada está escrito con sangre, así que quiero que sepas que esta decisión pudiera no funcionar a la larga y te veas en la situación de cambiar a tu hijo de institución.

Quiero que sepas que no será el fin del mundo, que seguro buscas una mejoría y que cambiar a una mejor opción en un momento dado siempre es algo positivo.

Y un extra:

Siente el colegio

Trata de visitarlo en horas de clases, que puedas observar la dinámica, ver el ambiente aunque sea de reojo.  Si puedes llevar a tu niño o niña mejor, visualízalo en el espacio, mira su reacción, dale un vuelta y pregúntale sobre lo que ve y lo que le llama la atención.

Siempre vas a tener que ayudarlo en la transición al cambio de institución (en esa tema tengo un máster), pero es importante que puedas sentir que tu hijo pudiera ser feliz y desarrollarse y aprender en un ambiente sano y adecuado para él y sus necesidades.

¿Tienes algún otro tip? Nos encantaría oir sobre tu experiencia y aprender todas de ella.

Si tienes dudas o preguntas también anímate a compartirlas en los comentarios.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Compártelo!

Comparte este post con tus amigos!