6 días en Puerto Rico: lo que no te puedes perder – opciones y presupuesto

Para el que nació o creció en una isla caribeña pensar en tomar sus vacaciones en otra puede sonar como monótono.

Sin embargo, nuestra experiencia fue totalmente lo contrario.

Nunca pensé que, siendo dominicana a sólo 45 minutos en avión de separación, ir a Puerto Rico en modo turista sería tan espectacular.

Estas vacaciones en especial tienen un significado para nuestra familia pues fue la rpimera vez que llevamos a los niños y básciamente hicimos un recorrido ecoturístico (como nos encanta) combinándolo con un paseo por la niñez de mi esposo que es boricua.

Aprovechamos y descubrimos rincones nuevos para todos, probamos de cada comida típica que encontramos y visitamos todos los lugares icónicos en la vida de mi esposo narrándoles a nuestros niños cómo era su vida de pequeño y lo que hacía en cada lugar.

Desde su escuela y su casa, hasta el supermercado y las tiendas que iba de pequeño.  Todo.

Para mi fue muy emotivo poder vivir con mis chiquis y mi esposo esa presentación oficial de sus raíces.

Y ya, controlando el sentimiento, voy a darles los highlights de este viaje en específico, los datos de los sitios que visitamos, lo que averiguamos que nos quedó pendiente y todos los tips de cómo fluir mejor con el viaje según nuestra experiencia.

Puedes ver varias imágenes en nuestras redes sociales que fui reportando en el momento si deseas y sobre todo tomar nota.

Día 1

Nuestra ruta inició llegando a San Juan y quedándonos en el Hyatt de Bayamón.

Lo decidimos así porque para nuestro movimiento en general Bayamón nos quedaba cómodos.

Para mis hijos no pudo empezar el viaje mejor pues desde que llegaron en el jardín del hotel oyeron los representativos coquí que son unos sapitos del tamaño de la uña que habitan Puerto rico entero y suenan toda la noche.  Ellos estaban locos por ver uno pero la verdad es que son difíciles encontrarlos entre la vegetación.

El hotel es bien tipo ejecutivo pero suficiente para lo que necesitábamos, con una piscina pequeña pero que los niños gozaron un mundo e incluye desayuno bien continental así que con mi restricción del gluten básicamente me resolví con frutas.  Lo bueno es que al lado le queda un AppleBee’s que nos salvó 2 cenas.

A la tarifa del hotel debes sumarle parqueo.  Asegúrate del monto dependiendo de los días para que no te sorprendas.

Cerca al hotel queda la Plaza del Sol donde encuentras prácticamente todas las tiendas principales y el food court.

En la noche salimos a pasear por el Viejo San Juan, por el Condado (fuimos incluso al supermercado en el que compraba la familia de mi esposo, antiguo Pueblo) y felizmente llegamos a ubicarnos.

Día 2

Decidimos ese día irnos al centro de la isla a visitar unos familiares en una ciudad que se llama Barranquitas y luego pasamos por Adjuntas.  Por ahí perdimos la señal del GPS y empezamos a conectar entre caminos semi desubicados pero nada que impidiera que nos bajáramos del carro a tomarnos un selfie con la hermosa montaña de fondo.

Barranquitas queda como a 1 hora y 30 de Bayamón y tiene la peculiaridad de que es un camino bien curvo.  de milagro los chiquis no se enfermaron pero en verdad es muy curvo y la gente se puede marear súper fácil.

  • Facebook
  • Pinterest

Como precaución les digo que lleven agua y goma de mascar por si les da naúsea.

Es zona de Puerto rico es hermosa.  Llena de vegetación y de unos conglomerados de bambú que me dejaron enamorada.

En el pueblo encontramos un sitio que vende comida criolla buena, mucha y a buen precio.  Comen 4 con alrededor de 50 dólares.  Se llama la Casa del Mofongo o algo por el estilo pero lo van a encontrar bien fácil porque está céntrico.

No salgan de ahí sin visitar el parque principal del pueblo que tiene una glorieta que me pareció preciosa.

Bajando de la montaña nos paramos en uno de los puntos oficiales y es Plaza Las Américas.  Ahí tienen que prepararse a caminar por que es gigante y por supuesto, aprovechamos para ir a Toys R’ Us de dodne nadie nos despintó comprar MÁS LEGO.

  • Facebook
  • Pinterest

Rendimos tanto la noche que hasta me dió chance de ir a hacerme una prueba de maquillaje a Sears.

Día 3

Este fue uno de los díás más anticipados por mí porque, gracias a mi profesor de octavo Julián, amo profundamente la historia.  Este fue el día de visitar el Castillo San Felipe del Morro y recorrer el Viejo San Juan de prácticamente de punta a punta.

  • Facebook
  • Pinterest

A todos, incluyendo a los chiquis, nos encantó entrar al castillo, leer toda la historia, imaginarnos cómo fue la vida ahí, etc.

La entrada cuesta 5 dólares y los menores de 16 años gratis.

El espacio es precioso tanto dentro como en los alrededores.  Mis niños corrieron cual Lassie en la pradera y gozaron un mundo.

  • Facebook
  • Pinterest

Nos impactó a todos ver el cementerio que queda ahí pegado en la costa y a mí particularmente, me gustó echarle el ojo al famoso barrio La Perla que Calle 13 y Nelly Furtado hicieron famosos por otros predios.

Saliendo del Morro, donde puedes durar desde 1 hora hasta el santo día, encontramos una tienda de regalos, baños públicos y venta de agua.

Lo mejor de salir fue que encontramos un vendedor de piraguas que les juro que con ese calor que hacía me las podía vender a 75 dólares y se la compro sin pensar.

  • Facebook
  • Pinterest

Las piraguas son hielo tipo frozen con mezclas como de 20 sabores diferentes para todos los gustos.   Cuestan 3 dólares y mis hijos pidieron de uva, ya se imaginan el color de la ropa cuando terminamos de comérnoslos en el parque de al lado.

Desde ahí salimos a caminar, como debe recorrerse propiamente esta pintoresca zona colonial, y pasábamos de una calle hermosa tras otra, con una arquitectura perfecta y unos colores que te dan ganas de tomarte fotos en cada puerta.

Conocimos la famosa Mayorca que es como un pan dulce que lo mezclan con jamón y queso también porque pueden ser sandwiches.  De esas cosas pintorescas que el local le encuentra todo el sentido del mundo y el de afuera no tanto.

Lo mejor para nuestro hijos fue descubrir el famoso Parque de las Palomas.

Un espacio pequeño y acogedor donde hay como 1,000 palomas concentradas ahí en ese espacio totalmente abierto pero que ellas ha adoptado.

  • Facebook
  • Pinterest

Nunca habíamos visto tantas juntas y cuando le echaron maíz pareció por un momento la película de misterio más aterrorizante de la historia, con mis hijos forrados en palomas y ellas tratando de picar desde su mano.  Yo semi preocupada, ellos no se querían ir por nada del mundo.

Para comer nos recomendaron un restaurant llamado Raíces.  Nos encantó.

El lugar bien pintoresco, la comida excelente y suficiente y a un precio razonable, especialmente para una zona tan turística.  El costo para los 4 fue alredeor de 70 dólares.

  • Facebook
  • Pinterest

Para sus cálculos tomen en cuenta que nosotros no consumimos alcohol (cuando andamos con los niños)  ni postre (porque no nos cabía).

Terminamos la tarde después de caminar como 10 kms de lo más relax en el parque Luis Muñoz Marín, que era al que iba mi esposo de niño, y vimos lo súper bonito que está,

Tiene una escultura de donde baja agua y los niños se bañan, columpios, caminos para jogging y para bicicletas, un mini parque de perros y algunas cosas más que no nos dió tiempo de ver.

20160812_182217
  • Facebook
  • Pinterest

Los baños están en buenas condiciones y tiene lockers.

El parque cierra a las 7 y sólo abre de miércoles a domingo así que si quieren ir planifiquen fuera de lunes y martes.

OJO con eso de los díás en Puerto Rico.  La mayoría de las opciones para niños o para la familia abren de miércoles a domingo solamente.  Entre ellas incluyo al Museo del Niño de Carolina y el Paqrue de las Ciencias que no pudimos ir por esa razón de los días.  Se quedó para el próximo.

Día 4

Este era el día en que mamá iba a trabajar así que los caminos condujeron a Guaynabo donde estaría impartiendo por primera vez en la isla mi exitoso workshop sobre Desarrollo de Marca Personal durante toda la mañana.

  • Facebook
  • Pinterest

Excelente grupo y experiencia.  Salí de ahí llena de energía y con personas maravillosas que se fueron aterrizadas en muchos aspectos de lo que están haciendo con sus proyectos y su vida.

De ahí fuimos al Mall de San Juan donde descubrí que quedaba la represantación del paraíso en la tierra para mí: Teavana.

Allá hicimos un tasting de té frío y caliente que nos fascinó.  Mis hijos parecen británicos porque les encanta el té como a mí y se beben su acita cual si estuvieran con la Reina en los jardines del Palacio de Buckingham.

  • Facebook
  • Pinterest

Descubrí una tienda que me fascinó Oil and Vinegar.  Literalmente todo lo que te puedas imaginar en saborizados de aceites y vinagres.  Una belleza y una ricura.

Otra fue el Fit2Run, en la que me adjudiqué un smoothie para recuperar y me encantó.

El Mall de San Juan es como si metieras la 5ta Avenida en versión Mall.  Lujosas tiendas y muy bonoto e ingenierilmente impactante y costosísimo.

Ese día terminamos la noche en le cine viendo la tierna película Pete’s Dragon que estrenaba ese día.  A todos nos gustó.

En boletas, 2 adultos + 2 niños, el costo fue de 23 dólares. Ya con palomitas y demás sumó como 20 más así que es una salida bien factible.

Día 5

En modo explorers otra vez.  Tomamos ruta de las Cavernas de Camuy y el Observatorio de Arecibo.

Esos son dos sitios que no puedes pasar por Puerto Rico sin visitarlos.

En las Cavernas de Camuy el costo es de 18 dólares los adultos y 13 los niños.  El parqueo cuesta 4.

  • Facebook
  • Pinterest

En el punto de salida venden unos helados riquísimos que cuestan 2 dólares.  Pedí el de maiz y estaba como Dios manda.

Se hace un recorrido en trencito y luego a pie dentro de las cuevas.

Es totalmente impresionante, las guías son bien amables y el recorrido total dura como 1 hora y media.  Puedes tomar fotos pero te van a indicar cómo.

No recomiendo llevar bebés cargados porque los caminos se pueden poner resbaloso ni tampoco ir embarazada.  No sé si lo restringuen pero no lo recomiendo.

Saliendo de ahí te indican a algunos restaurantes que pueds ir.  Nosotros no fuimos porque llevamos comida por si acaso y seguimos directo al Obervatorio.

  • Facebook
  • Pinterest

La entrada de ahí por los 4 fue de 44 dólares.  hay varios juegos y trivias interactivos dentro. Te envían a un auditorio a ver una película de unos 15 minutos sobre la historia del obervatorio y afuera un guía te da unas explicaciones d etodo lo que ves y para qué sirve.

Nos gustó la experiencia.

Allá hay un lugar de venta tipo snacks que puedes aprovechar.

De ahí tomamos la ruta a Ponce y nos la pasamos por el área del Parque de Bombas, la Catedral y la famosa fuente.

  • Facebook
  • Pinterest

Aprovechamos y probamos los pinchos y las mazorcas (4 pinchos grandísimos de pollo con salsa BBQ + una mazrca + una piña colada cuesta 18 dólares), fuimos al Paseo del Tablado que es como un área en la cosat donde la gente se reúne y hay negocios de comida, música y demás.

Nos fuimos porque ya estaba anocheciendo.

Cerramos la noche en un lugar del que nos había dicho que no fuéramos de noche: probando frituras en Piñones por el área de Loíza.

  • Facebook
  • Pinterest

Es bien en la costa, bien popular, con un ambiente de playa, música alta y todo tipo de gente, desde locales hasta turistas.

Personalmente no lo recomiendo como ambiente familiar (al menos de noche) pero no vi ninguna razón para sentirme asustada o en peligro.

Ahí comimos las famosas alcapurrias (una masa de plátano y yautía rellenos de carne y fritas) que me hicieron coger las 3 libras extra que traje y mis hijos comieron bacalaítos y empanadas.

Con 10 dólares cenamos todos y hasta con postre.

Caímos como troncos en el hotel.

Día 6

Nuestro último dia oficial.

Mis hijos se morían por ve rplaya así que enfilamos a la icónica Luquillo.

  • Facebook
  • Pinterest

Bajita, de oleada suave y agua transparente, es una playa ideal para niños pequeños.  El parqueo cuesta casi 5 dólres y por 50 centavos los niños y 1 dólar los adultos, se pueden sacar la sal, ir la baño y cambiarse antes de irse.

Hay varios sitios de comer tanto dentro del área cerrada de playa como en la calle de los alrededores.

Adentro encuentras pizza, hot dog, hamburguer, quesadillas y firutras locales como surullos y empanadas.  Todo muy bueno y a súper buen precio.

Saliendo de pasarnos la mañana el Luquillo, cae perfecto visitar la Reserva Forestal El Yunque.

  • Facebook
  • Pinterest

Entras y andas como unos 6 km de carretera en medio de pleno bosque.  En el camino te sientas que estás en Jurassic Park.  La vegetación espesa, la dimensión de todo y la biodiversidad son espectaculares.

En el camino ves una cascada, varios sitios de comida, varias paradas y miradores, una torre bien pintoresca (párense y súbanla) y muchos caminos que llevan hacia el río o la falda de la montaña donde hay casitas para hacer picnoc y BBQ por los alrededores.

El ambiente fresco y húmedo fue perfecto cierre para un día de playa.

Mis hijos lo disfrutaron mucho, al igual que nosotros que también nos encanta la naturaleza virgen.

Allá hay varias cosas qué hacer incluyendo zipline y otras experiencias extremas.

  • Facebook
  • Pinterest

En la noche no dábamos ni la hora del cansancio, así que cenamos de lo más tranquilos en el Applebee’s al lado del hotel para no tener ni que hacer el esfuerzo.

Esta ha sido la narración turística de todo para que si ustedes van la puedan tomar como referencia.

Nosotros hicimos muchas cosas más pues visitamos familiares, amigos, dí el taller sobre Marca Personal a los emprendedores boricuas, conecté con personas súper especiales y sobre todo compartimos en familia unos días para recargar y aumentra la conexión que nos fortalece en el día a día.

Viajar juntos, aunque sea a otra ciudad cercana, coger carretera, aventurarse y descubrir cosas juntos es para mí una de las actividades que más consolidan el lazo familiar y por eso siempre lo recomiendo y facilito la información y la experiencia, buscando que otras familias se animen a hacer cosas similares juntos.

En resumen, nos encantó visitar Puerto Rico, aprendimos mucho sobre la historia de la colonización y pudimos apreciar una naturaleza hermosa y abundante, protegida y preservada por todos.

  • Facebook
  • Pinterest

Pasos que otros países deben seguir para también proteger sus recursos de la depredación.

¿Tienes otros sitios que recomiendes?, ¿Qué te gustaría conocer?

 

 

 

Deja una respuesta

Pin It on Pinterest

Compártelo!

Comparte este post con tus amigos!