Lo que determina la conexión con tus hijos

Lo voy a decir simple y claro: lo que determina la conexión con los hijos es nuestra decisión de fomentar el vínculo natural con él.

Y digo que es una decisión porque, día a día y con cada situación, la forma en que nos manejemos va a llevar a sentirnos más cerca o más lejos.

Ahora, lo que no he dicho aún, es que esa forma de manejar las situaciones muchas veces nace del inconsciente por lo aprendido y que, aunque creemos que nuestra acción es la “correcta”, si la viésemos desde el punto de vista de cómo afecta nuestra relación madre-hijo, pudiésemos cambiar de proceder.

Nosotros nacemos vinculados a nuestra mamá, la gestación misma es el inicio de esa relación única.

Esa vinculación se extiende y fortalece con prácticas como la lactancia, con el contacto piel a piel,  el porteo, muchos besos y abrazos, acompañamiento en sus procesos y respeto a su ritmo.  Es decir, dando respuesta a las necesidades básicas y naturales de nuestros hijos.

A veces no resulta tan fácil y natural como esperamos, sin embargo, nunca va a depender de nuestro bebé si lo cargamos o no, si lo lactamos o no, si dormimos con él o no.

Siempre va a depender de nosotras como madres y de nuestras decisiones en pareja, si ese fuera el caso.

También, a medida que crecen, va a depender de nosotras evolucionar y adquirir los recursos emocionales para abordar sus rabietas, corregirlos, enseñarles estructura e inculcarles nuestros valores de manera que se nutra ese vínculo o se debilite.

Va a depender de nuestra actitud la forma en que se comuniquen con nosotras.  Como las adultas en la relación, somos las que creamos un ambiente tenso y cerrado o relajado y abierto para que puedan expresarse y desahogarse.

Lo que quiero dejar bien establecido es que somos nosotras, y no nuestros hijos, los responsables de que nuestra relación sea sana, positiva y abierta.

A veces no vemos inmediatamente la importancia de fomentar ese vínculo hasta que nuestros hijos empiezan a crecer y a cerrar poco a poco las puertas de su vida y de su mundo.

conexión xon tus hijos madres conectadas

Es ahí, cuando deseamos volver el tiempo atrás y acurrucarnos con él la noche que tenía miedo, haber soltado todo y escuchado lo que nos contaba que le pasó en el colegio, salir más temprano del trabajo el día de su cumpleaños y darles todos los besos que quisimos y que no nos dio el tiempo dar.

Por eso es tan importante que seamos conscientes de que nuestro tiempo de criar parece largo, pero en realidad es muy corto.

Nuestras oportunidades de demostrar el amor que sentimos a nuestros hijos se van, la brecha para comunicarnos con ellos y conocerlos y ser testigos de su crecimiento y maduración, se cierra.

El secreto es éste:

lo que determina la conexión con tus hijos eres tú, de ti depende y tu hijo te espera.

 

Deja un comentario