La lactancia cansa y otras verdades para madres como todas

¿Pero y quién fue que dijo que la lactancia no cansa?

¡Cansa muchísimo!

Llegando al año y 2 meses de lantancia materna exclusiva (sin otra leche que no sea la mía ni un sólo día), les puedo asegurar que hay días que hasta me pongo fecha para destetar.

Hay días que le paso el bebé a mi esposo con cara de “dale una vuelta por la casa que las tetas están listas y necesito un break”, que lo veo hasta grandecito y pienso que “ya está bueno”.

Todo eso es real (al menos para mí).

Fantaseo con el día de YA, no más brasieres de lactancia y sí a mi push up bra para que se me vean donde estaban, que sueño con no despertarne en la madrugada sin saber qué le pasa y no sentir que me hice trampa a mí misma porque lo pegué para que “se calmara”.

Sueño con el día de que ya no le dé la chiripiorca cuando me huela y me perciba cual dos melones ambulantes.

La lactancia cansa. Eso es innegable.

Cansa aún para la que con más amor y alegría lo hace.

Pero la pregunta es

¿Y qué no cansa?

¿Qué cosa que tengas que hacer diario no llega un punto en que cuentas los días como preso?

¿Acaso no cansa la fregadera y esterilizadera diaria de biberones?

¿Acaso no cansa estar en el corre corre que si se acabó la leche, que si no había en el súper, que si en la farmacia que siempre hay y que cierra tarde HOY no había?

¿Acaso no cansa levantarse diario a las 530 am a preparar muchachos para la escuela como por QUINCE AÑOS corridos?

¿Acaso no cansa hacer un reguero de comidas y meriendas todos los santos días y a veces diferentes para cada quien?

¿Acaso no cansa lavar, planchar, revisar, coser, ponerle parchos a los uniformes por 10 meses multiplicado por cada niño?

¿Acaso no cansa repetir LO MISMO, siempre?

¿Acaso no cansa andar de chofer día y noche de tus hijos y, muchas veces hasta de sus amigos?

¿Acaso no cansa… (insértalo en los comentarios)?

Es que criar cansa. No es la lactancia. Es criar y todo lo que implique una rutina casi militar para poder manejar la vida con niños.

Entonces, cuando pensemos en no hacer algo “porque cansa“, calculemos que las alternativas tampoco son un paseo por el parque y que eventualmente todo nos agotará.

Lo que creo más importante en este mundo de la maternidad, es procurar que ese cansancio sea sólo físico y que sea sólo temporal porque criar, también es la mejor aventura! ❤

Si te gustó, Comparte esta publicación...