¿Qué es el “Meal Prep” y cómo te puede solucionar tremendo problema

Si alguien te pregunta cuál es tu mayor problema cuando se refiere a tu día a día, seguro que la respuesta sería que no te da el tiempo.

La verdad es que a la mayoría nos da apenas para hacer lo vital y ni pensar en esas cositas que quisiéramos tener el tiempo para hacer.

Sin embargo, te cuento que hay formas de eficientizar el tiempo que le dedicas a las tareas indispensables para poder tomar de ahí y dedicarlo a otras que te interesan o que también son importantes.

Una de ellas es el “Meal Prep”  o lo que en español sería la preparación de comida.  Ésto no es más que preparar con mayor antelación lo que comerás, – digamos que para la semana-  y el tiempo de planificación y ejecución se te reduce un montón.

No hay nada que me tome más tiempo y energía mental que pensar 3 veces al día en qué se va a comer. Por mí haría una sola comida al día y en cada horario me como un poco, pero la realidad es que ni mis hijos ni mi esposo fluyen con esa teoría.

Precisamente por ésto es que tener un plan de comida resolvería un problema grandísimo a muchísimas familias.

Cuando no tienes un plan de comidas pasa lo siguiente:

  • Siempre te falta algo en la compra y tienes que estar haciendo rellenos que compras por ahí y te salen más caros.
  • Acabas comprando comida en la calle, muchas veces comida rápida.
  • Acabas un buen día cenando una lata de sardinas con una cucharada de mermelada (apenas eso quedaba).
  • Pierdes valiosos minutos de tu día mirando fijamente la despensa o la nevera a ver si pasa algo.
  • Tienes que hacer compras “de emergencia” y no te tomas el tiempo de analizar qué estás llevando a tu casa.

Si te identificas entonces levanta la mano y ve a tomar agua con un poco de mostaza (probablemente es lo único que siempre  hay seguro en tu nevera, jajaja)

MEAL PREP¿De qué trata el  “Meal Prep”?

Este concepto no es nuevo en absoluto pero sí lo será para muchos cuando intenten aplicarlo para toda su familia.Consiste en pre – preparar los alimentos que se van a consumir en los próximos días:

  • Lavarlos.
  • Pelarlos.
  • Picarlos.
  • Sazonarlos.
  • Envasarlos.
  • Guardarlos.

Lo más importante es saber que inicia con el menú y sigue con la compra. ¿Qué compras para tu familia?

Si no sabes qué tipo de comida vas a hacer en la semana – creo que planificarlo por semana es más práctico – no vas a saber qué comprar ni en qué cantidades.

Así que te aconsejo que busques ideas en libros de cocina, en muchísimas cuentas en redes que te ayudan con eso y mi referencia personal con El Menú de Tía Clara cocinadominicana.com (sus recetas siempre me quedan como se ve que quedan) y tomes unos minutos para armarlo en base a ideas que encuentres y apliquen para ti.

Luego viene la lista de la compra basado en lo que ya sabes que necesitarás.  Al principio verás que se te dañarán algunas cosas o te sobrarán o no te dieron pero eso es parte, hay que ajustar el ojo a lo que necesitas, lo que puedes reusar y lo que coge tu nevera.

Vamos a hacerlo más fácil de seguir.  Aquí el paso a paso:

  • Paso 1: a crear.

Lo tradicional está bien pero también variar es importante.  Busca recetas o reinventa la forma de presentar los alimentos de manera que no sea aburrido. Hay cientos de recursos, como los que mencioné arriba y otro que me gusta es Food Tube, el canal de Jamie Oliver, el chef famoso.

  • Paso 2: a comprar.

Basados en el menú de la semana siéntate 10 minutos, revisa lo que tienes en casa y lo que te falta tanto para el menú como para la casa en general. Trata de verificar bien cantidades, espacio y tipo de conservación (si se debe consumir fresco, se puede refrigerar o se puede congelar).

  • Paso 3: a preparar.

Las carnes las lavas y limpias de grasa y las divides en las porciones en que las vayas a cocinar para no tener que descongelar y recongelar el sobrante.  Puedes agregarle en el envase o la fundita hierbas aromáticas para que vaya cogiendo sazón: orégano, romero, salvia, etc.  La sal y pimienta (si usas) se la pones cuando la cocines.

Los vegetales los lavas y picas y combinas de la manera en que los vayas a usar.  Por ejemplo si vas a hacer brócoli y zanahoria salteados los puedes congelar juntos.  Puedes agregarle condimentos naturales (una ramita de recao, 1 ají, y diente de ajo, etc).

La frutas es mejor consumirlas frescas pero también puedes congelar algunas frutas y de ahí hacer helados naturales.

Toma en cuenta que no todo se congela sin perder textura, propiedades u oxidarse.  Por ejemplo, los vegetales o frutas con mucha agua (sandía, melón etc, pierden textura y manzana y guineo se oxidan) y las hojas como lechuga y demás se queman por el frío.

Lo ideal  es consumir todo fresco pero la realidad es que no puedes ir al super interdiario entonces estamos tomando la mejor opción que le sigue a la ideal.

  • Paso 4: a envasar.

Si vas a almacenar en el freezer o la nevera debes tener envases con tapa o sellados que puedan contener el tamaño de una porción o el número de porciones para tu familia.  Yo uso plásticos con tapa para vegetales y frutas y funditas selladas de un cuarto para las carnes sacándole la mayor cantidad de aire posible.

Es bueno saber que la forma ideal de conservarlos sería empacado al vacío pero la siguiente mejor opción es sellado con la menor cantidad de aire, siempre en envases que indiquen que pueden usarse en freezer y en microondas pues ahí mismo lo cocinas o lo puedes descongelar rápido.

Además considera que sean de tamaño y formas prácticas y se ajusten a tu nevera aprovechando el espacio al máximo.

  • Paso 5: a cocinar.

Y aquí se hace la magia: tienes la carne pre sazonada y en porción, los vegetales limpios y picados, lo montas todo como va y sin tener que usar ni una maravillosa idea extra de tu cabeza.  Es prácticamente la eficientización al máximo de un proceso quitando del medio lo que te toma más tiempo: pensarlo y prepararlo dedicándole el tiempo a combinar y hacerlo delicioso.

A tomar en cuenta:

  • Hay varios grados de Meal Prep.  Puede ser lo básico (lavar, picar y dividir por porciones) o lo máximo (montado y armado que quede  a nivel de calentar).  En mi caso me resulta la combinación de ambas dependiendo de los platos que planifique.
  • Escoge un día para hacer la planificación de la semana:  por ejemplo el sábado haces compras, lavas, picas y envasas lo necesario y tienes la semana cubierta sumando un ahorro de tiempo grandísimo en el día a día tomando con sólo un rato de un sólo día.
  • Varía de semana a semana y luego combina.
  • Ten en cuenta haciendo el menú que lo que usas para comida te sirve para cena transformado.  Por ejemplo, si hiciste habichuelas guisadas y tienes ensalada en la noche puedes hacer esta receta con eso mismo, ¡Buenísimo! Bruschetta a la dominicana.
  • Si puedes hacer tus comidas diarias una por una desde cero pues es lo ideal. Este sistema favorece a las personas que no tienen esa facilidad de manera regular y que desean comer hecho en casa y más saludable la mayor cantidad de veces posible.

Al final se trata de buscar opciones.  Combinas lo preparado con antelación con lo que servirás fresco y lo que antes te tomaba 1 hora ahora te toma 30 minutos. Así de simple.

¿Te gustaría avanzar otras cosas que tenías pendiente, resolver cosas de trabajo o sencillamente subir los pies y sentarte a mirar el infinito un rato?

Tienes 30 minutos extra!. Úsalos.

Para otras ideas para tí, tu familia y tus proyectos SUSCRÍBETE, COMENTA Y COMPARTE

 

[wysija_form id=”5″]

 

Si te gustó, Comparte esta publicación...