Mis top 5 tradiciones navideñas en familia.

En la navidad en esencia se celebra lo mismo en gran parte del mundo, el nacimiento del Niño Jesús, pero resulta curioso y hasta divertido ver cómo cada cultura asume una manera de celebrarlo y cada familia lo adapta a su propia dinámica generando un estilo particular de disfrutarla.

Particularmente me encantan las tradiciones navideñas.

Cuando era pequeña disfrutaba muchísimo cada detalle, desde la llegada de todos los primos, hasta acostarnos en el piso en la marquesina después de cenar esperando ver el trineo de Santa pasar pir el frente de la luna y por supuesto la creación de toda una estrategia de turnos para agarrar el momento justo en que “aparecían” los regalos debajo del árbol.

Yo me imaginaba que María cargaba en el burro dos sacos de regalos, llevaba al niño cargado y José los ponía. Cuánta inocencia! Con mucha logística envuelta, dicho sea de paso.

Un mix interesante entre Santa y el Niño Jesús pero la verdad es que ni lo considerábamos tema filosófico de discusión porque al final “alguien” iba y ponía los regalos y esa era la emoción.

Me encantaba la comida navideña, los dulces, el ponche, la música.  Todo maravilloso y mágico.

Como niña la disfruté muchísimo, pero ahora, en esta nueva etapa de la vida como mamá, también me la gozo un mundo creando la atmósfera en mi propia casa y con mis propios hijos.

Es increíble todo lo que podemos sembrar en ellos aprovechando esta época del año.  Desde amor por sus raíces, por su familia hasta la solidaridad, el espíritu de alegría, la gratitud, la generosidad.

Hoy comparto con ustedes mis 5 tradiciones navideñas favoritas, desde mi familia de origen hasta la propia.  Espero que les den algunas ideas y que compartan las suyas en los comentarios.

Top 5 tradiciones navideñas familiares

  1. Armar el arbolito juntos:

Esta es una tradición que heredé de mi mamá.  Siempre hacíamos arbolitos diferentes y originales: de escoba, de papel y malla de gallinero, de ramas secas pintadas…

Ahora que lo pienso es muy probable que hacíamos todos esos inventos porque no teníamos dinero para tener un arbolito “de verdad” y donde no hay recursos pues entra la creatividad.

Lo mejor de todo es que cuando participas en el proceso creativo es como si tuvieras “derecho de autor”.  No sentíamos la presión que veía en otros niños que no los dejaban ni mirar el arbolito dos veces en sus propias casas.

Mis niños arman el suyo desde que pueden. Yo le pongo las luces y ellos los adornos, libremente, como quieran.  Mi arbolito definitivamente no es el más equilibrado ni va a salir en ninguna revista, pero es lo que representa el inicio de la Navidad en mi casa y es la forma cómo mis niños la inauguran.

Ellos están orgullosos hasta más no poder y a todo el mundo les han dicho que lo hicieron SIN PELEAR.  Yo me siento feliz de pasar esta hermosa tradición donde ellos son los protagonistas de la época más importante de celebraciones en familia.

  1. Hacer un angelito:

Un angelito en RD es básicamente un intercambio anónimo de regalos.  Un grupo de gente reparte papelitos y a cada uno le sale alguien que debe permanecer en secreto.  Acuerdan generalmente juntarse una vez a la semana por 3 o 4 semanas y entregan sus regalos que generalmente son de broma o relajo con una carta para despistar de las sospechas que el otro pueda tener.

En la fecha de la entrega final se da un regalo más formal y todo el mundo se pone en círculo diciendo algo alusivo a todo lo que regaló y revelando a quien le daba, al que le entregaron hace lo mismo y revela el suyo y así sucesivamente.

Nosotros hacemos un intercambio tipo angelito después de la cena de nochebuena. La semana antes repartimos los papelitos y cada uno lleva el regalo a quien le tocó.

La risa es que el final todo el mundo de alguna manera le había dicho a alguien quién le tocó para que le dijeran pistas de qué regalarle y por supuesto los “inesperados” resultan siendo muy pocos entre abuelos, padres, hijos, esposos y hermanos que se conocen toda la vida.

  1. Preparar la cena entre todos:

Esto lo hacemos super fácil: ideamos un menú y nos repartimos los platos.  Todo el mundo lleva el que eligió y siempre terminamos llevando extras.  Lo mejor de este proceso es sentarnos todos a “pensar” qué vamos a hacer de cena ese año, partiendo de que hay como 5 platos que NO PUEDEN FALTAR en una cena navideña dominicana.  Está demás decir que nos toma 3 días terminar con lo que se hizo de cena para esa noche.

  1. Salir en pijama con los niños a recoger regalos donde los abuelos:

Esta es una de esas buenas que hemos creado.  La mañana de navidad mis niños se levantan a destapar sus regalos y cuando se le baja el rush de la emoción, salimos a donde los abuelos en pijama navideña a desayunar chocolate caliente y destapar los regalos que les dejó el Niño Jesús allá.

De ahí nos vamos a bañar y cambiar para ir a misa al medio día. Ya en la tarde seguimos visitando familiares y amigos de lo más relax.

  1. Destapar los regalos de los adultos cuando los niños se van a dormir:

Esta es una que fuimos desarrollando con el tiempo.  Cuando llegaron mis niños a la familia (que son los primeros nietos) después de cena hacemos el angelito que les conté y ya nos quedamos hablando, bailando y terminamos entregando los regalos de los adultos.  Como ya se imaginarán nos da la madrugada en eso.

¿Qué tradiciones te gustan de tu familia de origen?

¿Cuáles llevas con tus hijos?

Si te gustó, Comparte esta publicación...

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Scroll Up